Reducción mamaria  No hay productos en esta categoria.

Reducción mamaria

Este procedimiento se indica especialmente para las mujeres que han sufrido un aumento excesivo de su tejido mamario, ya sea por factores congénitos, hormonales, de lactancia, obesidad, entre otros. Es una cirugía que aliviana en todo sentido a la paciente porque reduce la grasa, el tejido y la piel del seno, dando como resultado unas mamas firmes y armoniosas con el resto del cuerpo, devolviéndole a la mujer la confianza en sí misma.

De manera que si usted nota en su fisonomía, unos pechos muy grandes y caídos, e incluso tiene problemas médicos relacionados con dolores de espalda, dolores en la nuca, irritación cutánea, es importante realizar una consulta para recomendar la técnica quirúrgica para su caso en particular.

¿Para quién está indicada?

  1. - En mujeres que hayan concluido su desarrollo y presenten síntomas de hipertrofia mamaria.

  1. -  Cuando las mamas han crecido más de lo aceptado por quien lo sufre, creando importantes problemas relacionados con la ropa, el deporte, caminar, etc.

  1. -  Para la mujer que quiere reducir el contorno corporal por razones estéticas, aunque este tamaño no perjudique a su salud.

  1. -  Asimetrías, equilibrar la diferencia entre el tamaño de las mamas.

  1. -  Las mejores candidatas a la reducción de mamas son aquellas mujeres lo suficientemente maduras para entender el procedimiento y tener expectativas realistas sobre los resultados.

  1. -  Pacientes con molestias físicas, dolor de espalda, alteración en la columna vertebral, dolor cervical, irritaciones del surco submamario, etc.

  1. -  La reducción de pecho es planteable como indicación estética cuando la paciente no tolera psicológicamente su forma y volumen y como indicación clínica cuando el paciente se ve afectado por dolores físicos y las circunstancias hacen temer otras patologías.

¿Para quién no está indicada?

  1. -  La reducción de pecho es un procedimiento que no está recomendado en mujeres que pretendan dar el pecho en el futuro.

  1. -  Una reducción de pecho o mamoplastia nunca debe de ser realizada en pacientes que presenten alguna infección activa en su cuerpo.

  1. -  No es recomendable realizar una reducción de pecho en pacientes con alteraciones de la coagulación de la sangre y/o en la cicatrización de los tejidos.

  1. -  Tampoco es recomendable en pacientes con debilidad en el sistema inmune.

  1. -  La reducción mamaria no está indicada en pacientes que están o pudieran estar embarazadas.

  1. -  No es recomendada para pacientes con una enfermedad mental en tratamiento.

  1. -  La reducción de pecho no debería realizarse en pacientes muy perfeccionistas o con expectativas poco realistas.

NO ESPERES MÁS Y HAZ TU CITA AQUÍ

Cima